PISA---Pruebas

Pruebas PISA permitirán identificar nuevos retos educativos

  • Honduras por primera vez participará en el estudio más importante de evaluación a nivel mundial.
  • Sociedad civil demandará el cumplimiento de condiciones previas a la aplicación de las pruebas PISA.

Tegucigalpa. Honduras suscribió en febrero pasado un convenio con la Organización para la Cooperación para el Desarrollo Económico (OCDE), lo cual permitirá que el país sea evaluado en el respetado Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes para el Desarrollo (PISA) por sus siglas en inglés) e identificar nuevos retos en materia de educación.

Las pruebas PISA son un indicador que mide el conocimiento adquirido y competencia adecuada por los estudiantes, lo que refleja en síntesis la calidad que reciben en el proceso formativo.

Para Transformemos Honduras (TH) la decisión es importante, pues permitirá al país dar un paso más después de que en los últimos tres años se han venido desarrollando internamente evaluaciones continuas en materia educativa tanto a estudiantes como a docentes.

Con esta decisión se asume el reto de elevar los procesos de evaluación a niveles internacionales.

Para la coordinadora de TH, Blanca Munguía, las pruebas PISA darán un valor agregado a los nuevos desafíos que existen en educación. “Entrar a este proceso de evaluación internacional ayudará a generar algunos datos comparativos de la región que permitirá tomar importantes decisiones políticas para seguir mejorando”, comentó.

En las últimas tres evaluaciones de rendimiento académico continuas que ha hecho la Secretaría de Educación se visualiza una mejora progresiva; sin embargo, estas también indican un estancamiento.

Por ejemplo, en el 2015 se tuvo una mejora de un cuatro por ciento en español. En el caso de matemáticas, en 2010 Honduras tenía 37 por ciento de desempeño y de 2012 a 2015, se tuvo una mejoría hasta en un 53 por ciento, lo que significa un mejor rendimiento.

No obstante, en la última etapa se reporta un estancamiento que refleja la necesidad de replantear la estrategia de enseñanza-aprendizaje, escudriñar en las capacidades docentes, las condiciones de los niños u otro factor vinculado a ese atasco.

El Informe Nacional de Rendimiento Académico de 2015 refleja que de acuerdo a la meta del Plan Educación para Todos 2003-2015 (EFA-FTI), de aprendizaje para estudiantes de sexto grado, la tendencia ascendente en el período se estancó para el año 2015.

 

Estancamiento en resultados

A partir del año 2007 se aplican las pruebas desarrolladas por el proyecto Mejorando el Impacto al Desempeño Estudiantil de Honduras (MIDEH), con una línea base de 42% y una tendencia que durante siete años había sido ascendente.

Los resultados de las evaluaciones de los años 2008 y 2010 reflejaron un promedio de 49%. En 2012 se reportó un incremento a 61% y en 2013 a 64%; pero en 2014 disminuyó a 63% y para el año 2015, cayó a 62%.

En todos los grados evaluados y en ambos espacios curriculares -Español y Matemáticas-, los Niveles de Aprendizaje muestran que la proporción de estudiantes en Nivel de Desempeño Insatisfactorio disminuyó de 25% en el año 2007 a un 14% en el año 2014; pero en el año 2015, aumentó ligeramente hasta 16%.

En ese sentido, Munguía añadió que “cuando uno identifica que hay un estancamiento en los resultados, nos indica que algo está pasando, hay que buscar estrategias, decisiones a otros niveles. Sin duda pueden ser las capacidades de los mismos docentes, por lo que es necesario revisar la currícula y hacer una revisión más exhaustiva”.

La OCDE, organización que lidera el proceso de pruebas PISA, genera además en cada país el establecimiento de planes que ayuden a abordar la problemática indicada, según los datos que arroje el resultado de las pruebas.

Pese a esto, la plataforma de TH ha identificado la necesidad de que la ODEC exija a Honduras un porcentaje de mejora que permita alcanzar un nivel de avance tangible luego de haber identificado las debilidades del proceso.

“Desde nuestra mirada debería existir la exigencia de un porcentaje mínimo de mejora. Solo con el compromiso de un porcentaje mínimo, la implementación del plan va ser más enérgico, más objetivo, más focalizado y se puede lograr más”, dijo la coordinadora de la plataforma de sociedad civil.

En ese sentido, Transformemos Honduras ha anunciado que como parte de este proceso realizará acciones de incidencia a fin de exigir que una vez que se tengan los resultados de estas pruebas se elabore un plan que permita establecer de forma clara la implementación de mejoras que requiera el sistema educativo hondureño.

La aplicación de las pruebas PISA están previstas para el año 2017, sin embargo la sociedad civil ha manifestado que antes de que Honduras asuma ese reto deben mejorarse una serie de precondiciones de equipo y recurso humano.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *